7 de febrero de 2016

app: Lightbot Code Hour


A veces, cuando hablamos de apps de robótica o programación pensamos en herramientas complicadas para los alumnos y que necesitan de muchos conocimientos previos y formación por parte del profesorado. A menudo se ha asociado la programación o la robótica a dificultad y complejidad de contenidos y a grandes proyectos informáticos.

Los dispositivos móviles han acercado la programación a las aulas mediante herramientas sencillas, intuitivas y muy motivadoras para el usuario. Existen diversas aplicaciones de programación que inician al alumnado en este campo y que, al mismo tiempo, ayudan a introducir y/o reforzar habilidades y contenidos  en el aula.  Aunque lo más importante es que demuestran que todos los alumnos pueden disfrutar de la experiencia. 

Hace un par de cursos que utilizamos dos apps de programación en el aula de refuerzo de mates. Las apps son Bee Bot y Kodable y la experiencia ha sido muy buena. Con ambas apps hemos trabajado la previsión, la lógica y la distribución espacial. Los ocho alumnos del grupo han trabajado en dos pequeños grupos avanzando con las ideas de todos y ayudando un grupo a otro cuando no superaban alguno de los retos.

Hoy os hablamos de una Lightbot: Code Hour, una app que descubrimos gracias a las profesoras de PT de la Vall d’Uixó en la jornada que disfrutamos hace unos días. Consiste en resolver pequeños puzles utilizando la lógica y la programación. Las instrucciones se realizan mediante iconos muy sencillos y de fácil entendimiento.


Es una app que ofrece un tutorial al inicio del juego y que contiene tres niveles de dificultad: Basics, Procedures y Loops. Cada apartado cuenta con varios niveles de dificultad y a medida que pasamos de un nivel a otro se introducen nuevos conceptos y procedimientos.

Puede ser una herramienta muy útil en el aula para trabajar con alumnos que presentan diversidad funcional porque, de forma oculta y lúdica, trabaja conceptos y habilidades matemáticas como la lógica, la previsión y la relación espacial, habilidades que a veces se necesita reforzar. Por otro lado, permite al usuario trabajar de forma autónoma una vez conoce el entorno. Y por último, facilita la ayuda entre iguales y que los alumnos avancen a su ritmo, siendo protagonistas de su proceso de aprendizaje. Os animamos a probarla!




31 de enero de 2016

La emoción de compartir. "Jornada sobre l'ús de tauletes digitals en educación especial".


Son algo más de las siete de la tarde y, aunque ya es de noche y hace frio, salgo de La Vall d’Uixó con una sonrisa en los labios. Empieza la vuelta a casa tras veinticuatro horas muy emocionantes en la “Jornada sobre l’ús de tauletes digitals en educació especial” en La Vall d’Uixó, Castelló.

Y es que hay jornadas que te sorprenden, en las que cuando, a la vuelta, intentas cerrar la maleta ves que no va a ser posible porque te llevas mucho más de lo que trajiste al llegar. Así ha sucedido en la jornada que este fin de semana hemos tenido el placer de compartir con profesores de pedagogía terapéutica y audición y lenguaje de la zona.

La noche del viernes nos acogieron Marta, Manel y Vicent, una desvirtualización muy esperada ya que nos une una amistad virtual de tiempo. Una cena en la que disfrutamos de una conversación muy interesante y compartimos diferentes visiones de la educación inclusiva y la, a veces, triste realidad en las aulas. Que emocionante resultó disfrutar, aunque fuera poco rato, de nuestra versión más 1.0!

La jornada ha sido una propuesta que surgió de la demanda de las profesoras de educación especial de la zona y que, organizada por Dolça y el Cefire de Castelló, ha reunido a personas muy especiales, maestros y maestras preocupados por encontrar recursos que sus alumnos necesitan  para avanzar.

En la jornada hubo momentos muy especiales en los que me sentí muy acompañada, en la que aprendí de ellos muchísimo más de lo que les pude enseñar, en la que disfrutamos de espacios de diálogo, de conocimiento compartido, de experiencias motivadoras, de risas y de complicidad. La tecnología fue la excusa para encontrarnos pero la calidad humana de los organizadores y asistentes y su compromiso con sus alumnos por encima de todo ha sido el mejor regalo.


Solo puedo darles a todos y cada uno de ellos y ellas las gracias por permitirme ser parte de una experiencia tan bonita, por permitirme compartir mi experiencia y ellos conmigo las suyas, por acogerme y cuidarme, por seguir adelante con esa ilusión y motivación, por el brillo de emoción que vi en sus ojos y las ganas de aprender y avanzar. Ellos son la parte imprescindible que nos acerca a la inclusión escolar de las personas con capacidades especiales, de nuestros hijos porque, más allá de currículums y horarios, son maestros, personas comprometidas que marcarán una diferencia en la realidad escolar de sus alumnos. A todos ellos mil gracias.

26 de enero de 2016

La fotografía: retrato de un acoso.


Lo que empezó con una inocente foto en clase acabó en una pesadilla. Ella le pidió permiso para hacerle una foto en el cambio entre clases y él dijo que si. Esa foto, editada y con una frase ofensiva, apareció a los pocos días en los móviles de los alumnos de clase. En el móvil de casi todos, porque a él no le llegó. A esa foto le sucedieron otras, robadas sin permiso y editadas posteriormente con nuevas frases ofensivas.

Lo supo cuando uno de sus amigos le avisó de lo que estaba pasando y, aunque le comentó las imágenes, no se las quiso enviar ni hablar con los profesores por miedo a represalias por parte de la persona que hacía las imágenes. “Dice mi madre que no te diga ni te enseñe nada más” dijo.

Finalmente lo comentó en casa y se informó al centro. Al día siguiente, el equipo directivo intervino y se tomaron medidas para acabar con la situación. Los padres de la niña se ofrecieron a mantener una reunión con los padres del niño, que rechazaron tener una vez se les comunicó la sanción disciplinaria que el centro aplicaría a su hija.

Esta vez el niño tuvo suerte, porque aunque algunas redes fallaron, contó con la familia que rápidamente reaccionó avisando al centro y contó sobretodo con un centro educativo dirigido por un equipo directivo y profesionales muy concienciados y resolutivos, consiguiendo entre todos que el problema acabara ahí. Aunque nunca supieron el porqué de esta agresión, al final, tampoco les importó, no había excusa para actuar de forma tan cruel.

La situación de acoso en el aula es, por desgracia, una realidad para muchos niños. A menudo es un acoso silencioso, imperceptible, que se demuestra en pequeños gestos cotidianos. Otras veces se convierte en agresiones y humillaciones públicas en diferentes zonas del centro escolar. En el caso de los alumnos con diversidad funcional es aún más cruel, ya que no se pueden defender y a menudo ni entienden lo que está pasando o cómo solucionarlo.

Personalmente me plantea varias cuestiones. En primer lugar respecto a las familias de los niños que acosan, ¿que tipo de niños estamos educando? ¿Como pueden cerrar los ojos y hacer ver que no pasa nada? ¿Duermen por las noches? No hacer nada ya es tomar una decisión, es dar un ejemplo de conducta a nuestros hijos.

Por otro lado, ¿por qué los compañeros permiten estos abusos? El silencio de los compañeros ante estas situaciones los hace cómplices del abuso, los convierte en culpables. Si no educamos a nuestros alumnos a perder el miedo, rechazar el acoso y  denunciarlo públicamente no podremos detenerlo.

En tercer lugar, las direcciones de los centros deberían escuchar más a los padres y activar mecanismos para detener la situación. ¿Por qué aún habiendo incluso denuncias siguen justificando lo injustificable? ¿Por qué acaban siendo siempre los acosados quienes deben abandonar la escuela? Premiando a los acosadores fomentan una errónea idea de justicia para los demás alumnos.

En el caso de los alumnos con diversidad funcional nos encontramos con que, a menudo, resultan un blanco fácil de situaciones de acoso. Son alumnos que no responden con la misma crueldad, que a menudo no entienden la situación, ni la causa que la ha provocado y responden con el silencio y la resignación.

Se necesitan respuestas, nuestros hijos las necesitan. De nada sirve preocuparse, debemos ocuparnos, creando protocolos que ayuden a detectar y detener estas situaciones, protegiendo a los alumnos con mayor riesgo de acoso. Educar en la libertad y en el respeto, pero no a través de las páginas de ningún manual sino en gestos cotidianos, porque la vida no se lee, se vive.

12 de enero de 2016

app: Blanco Perfecto



Crecer es una experiencia emocionante para los niños. Sienten ganas de avanzar, conocer nuevas experiencias, vivir nuevas emociones. Para algunos padres, en cambio, es un proceso que genera incertidumbre y miedo. En el caso de los niños con diversidad funcional el proceso es más complicado aún ya que crecer puede significar más conflictos, nuevas situaciones de riesgo, falta de control sobre el entorno del niño, etc.

La familia Blanco Perfecto es la protagonista de la nueva app de Chiquimedia, Blanco Perfecto. Se trata de una historia que narra la situación de un niño que quiere crecer y conocer cosas nuevas. También narra la actitud de los padres ante el proceso, el miedo ante la situación y las emociones que viven durante el proceso.

Una vez más, los desarrolladores de Chiquimedia apuestan por una historia con fondo emocional. Ya en su primera app, Nurot, diseñaron una preciosa historia sobre la comunicación y palabras, que comentamos en este artículo. Blanco Perfecto es una herramienta motivadora y muy útil para trabajar las emociones y los deseos tanto en el entorno familiar como escolar.

Una vez más han creado un recurso de gran calidad, ya desde la primera pantalla ofrece opciones de personalización como el tipo de letra, cuidando con mimo el diseño para ofrecer una app muy accesible. Algunas características del entorno gráfico son la presencia de dos flechas para avanzar o retroceder en la historia o tres puntos en la parte inferior de la pantalla que, pulsándolos hacen aparecer el icono de la pantalla principal. Por otro lado, las pantallas del cuento son muy claras y permiten que el usuario interactúe pulsando diferentes puntos de atención señalizados con círculos. Este aspecto es importante porque focaliza la atención del niño en un punto concreto y ayuda a mantener la concentración.


La hemos probado y, más allá de su lectura, que ya es una actividad muy motivadora para los niños, hemos pensado diferentes actividades para aprovechar al máximo la app. Aquí os dejamos algunas de estas ideas:

Secuenciación: Imprimir el cuento una vez leído y que el alumno coloque las imágenes en orden y explique la historia con sus palabras. Esta actividad se puede realizar a nivel oral y/o escrito.

Expresión oral (Entonación): Grabar un audio con la voz del alumno leyendo la historia.

Expresión escrita: Realizar una descripción por escrito de los personajes de la historia y hacer un mural con la imagen de cada uno de los personajes y colocar algunas frases que describan cómo son físicamente y las emociones que sienten a lo largo de la historia.

Emociones: Crear un mural con imágenes del protagonista y colocar debajo el nombre de la emoción que siente.

Generalización: Crear un mural con diferentes emociones y, en cada una de ellas,  colocar la imagen del personaje del cuento que la siente y otras de compañeros de clase, profesores o del propio alumno expresando la misma emoción. De este modo ayudamos a que el niño pueda generalizar la emoción y reconocerla en otras caras.

Memoria visual: Crear un juego de memoria (memory) con las caras de los diferentes personajes de la historia y jugar para ver quien consigue más parejas.

Estas son sólo algunas ideas, seguro que en cuanto probéis la app se os ocurrirán muchas actividades más. Aquí os dejamos un video de presentación de la app en el que podréis conocer un poco más el funcionamiento de la app en detalle.




29 de diciembre de 2015

Monument Valley un recurso para adolescentes con TEA!


Monument Valley es una aplicación sorprendente. Es un reto intelectual muy motivador y que, a través de un mundo inspirado en las imágenes de Escher, nos adentra en una aventura mágica.

El juego consiste en guiar a la protagonista de la historia, la princesa Ida, a través de diez niveles de dificultad para conseguir acabar el reto. Se trata de una app en la que el usuario deberá explorar por entre arquitectura fantástica y geometría imposible en la que nada es lo que es y en que la perspectiva es una herramienta para descubrir que no todo es lo que parece sino que depende del punto de vista desde el que lo mires como muestra su video de demostración:


Más allá del diseño de los escenarios y el contenido de la app, que son impresionantes, nos hemos fijado en ella porque es un recurso muy interesante para trabajar diferentes habilidades con adolescentes y adultos con trastorno del espectro del autismo, ya que, a menudo, el rango de edad de las aplicaciones se centran en niños de entre 2 y 10 años.

Es una app en la que se desarrollan y potencian la previsión y la anticipación. Estos son dos aspectos en los que los TEA muestran dificultades y que en este juego son imprescindibles para poder avanzar.

Por otro lado, impulsa la atención, la concentración y estudiar la globalidad de la escena, ya que a medida que se mueve el personaje ocurren cosas en las estructuras y eso les obliga a tener una visión global de la pantalla. Esta es una  habilidad que a veces les cuesta, ya que se centran en pequeños detalles de un todo y obvian la totalidad de una situación.

Al mismo tiempo, les obliga a ser más flexibles, ya que, como comentábamos anteriormente, la perspectiva hace variar las estructuras. La rigidez de pensamiento es otra de las áreas en que las personas con Síndrome de Asperger muestran dificultades y con esta app pueden reforzar la idea de que las cosas no siempre son de una forma, sino varían dependiendo de las circunstancias o el entorno. 

Para acabar os dejamos una muestra de utilización de la app en el aula, recogida en el blog de Manoli Sánchez mAppnoli en que podréis disfrutar viendo a Carlos en el aula de PT  trabajando con Monument Valley! Os animamos a probarla!