1 de septiembre de 2015

Nuevo curso, nueva mirada.




El Guggenheim es uno de mis edificios favoritos. Por muchos motivos como su estructura, su distribución interior, la luz que se cuela por entre los ventanales o la luz que ilumina los paneles metálicos de la fachada. Habrá quien no comparta mi opinión, quien no aprecie sus cualidades, pero pese a todo, a mí me sigue emocionando.

Este verano estuve allí, disparando cientos de fotografías porque, en mi opinión, cada rincón era especial, cada espacio tenia alguna imagen que era imprescindible captar. Fue entonces, tomando esas fotos, cuando poco a poco fui descubriendo sus tesoros, las características que hacen de él un edificio singular e irrepetible. Aprendí que hay que detenerse, escuchar y observar sin prejuicios, dejándose sorprender por su belleza.


Es así como entiendo la vida, como aprendo y también educo a mis alumnos, descubriéndolos con una mirada curiosa y abierta, conociéndolos y dejando que me sorprendan. Somos muchos los profesionales que trabajamos con alumnos con necesidades educativas especiales, y lo hacemos descubriéndolos y conociéndolos sin prejuzgar ni dar nada por seguro, sin ponerles limitaciones, acompañándoles en su proceso de aprendizaje y potenciando sus capacidades más allá de centrar nuestra atención únicamente en sus dificultades.



Iniciamos un nuevo curso, nueve meses de intensas emociones, seguro. Y hoy me gustaría invitar a aquellos que aún no lo han probado a que se arriesguen, a que miren a sus alumnos con otra mirada, como si del Guggenheim se tratara, porque más allá de cualquier etiqueta o de cualquier diagnóstico hay un niño, una persona con capacidades, gustos, emociones… Un síndrome es sólo una de las características de una persona, no la define y no debería limitarla. Les invito a que redescubran a sus alumnos y disfruten de la experiencia y la riqueza que nos aporta la diversidad, porque sólo cambiando nuestra forma de ver las cosas conseguiremos que las cosas cambien. Feliz inicio de curso! :)


9 de julio de 2015

El sueño - Hablando con el Arte



El sueño, es la primera de una serie de apps que componen el proyecto "Hablando con el arte", fruto de la colaboración de la Asociación Argadini, la Fundación Adapta y la Fundación Orange, con la colaboración del Museo Thyssen-Bornemisza. La app está desarrollada específicamente para personas con autismo, aunque es accesible para cualquier persona que quiera disfrutar de una experiencia creativa con el cuadro.


Tal y como la describen sus desarrolladores, "es una aplicación que busca fomentar la creatividad artística partiendo de una pieza maestra como es El sueño, de Franz Marc, con la que podremos interactuar a diferentes niveles: dibujando, borrando, cantando, escuchando, coloreando, o cambiando a los elementos de sitio. También podremos crearlo de nuevo como cada uno lo interprete.” La aplicación está disponible gratuitamente para iPad y es la primera de un conjunto de cinco apps que integrarán el trabajo desarrollado en el programa Hablando con el arte, una propuesta que acerca a las personas con trastornos del espectro del autismo (TEA) al mundo del arte y la cultura, a través de la educación emocional y la creatividad.


Hemos probado la app en casa y nos ha gustado mucho. Personalmente destacaría la opción de los cambios de luz y las opciones del apartado "versionar", en el que se puede descolocar y mover a los personajes, recomponer el cuadro cambiando los colores, y también pintar y dibujar el cuadro partiendo de cero o con distintos fondos, por ejemplo, con una fotografía tomada con el propio iPad. La app es muy versátil y permite crear distintos usuarios, de este modo, cada uno tiene asociadas sus creaciones en su álbum.




Es una forma muy interesante de acercar el arte a todas las personas en general y a las personas que presentan autismo en particular. De forma lúdica y mediante un diseño versátil y accesible trabaja la creatividad fomentando la participación del usuario y su interacción con la obra. Próximamente se publicarán el Sarcófago de Taremetchenbastet, La gallina ciega, de Francisco de Goya, Los duques de Osuna y sus hijos, de Francisco de Goya y La ventana abierta, de Juan Gris.


Os recomendamos probarla y disfrutar de la app y las posibilidades creativas que ofrece!


25 de junio de 2015

Somos gente pequeña. Jornada Diversidad 2.0




Somos gente pequeña haciendo cosas pequeñas, pero cada día estoy más convencida de que son esas pequeñas cosas las que acabaran consiguiendo cambios. Muestra de ello fue la jornada que celebramos el pasado sábado en Madrid, “Diversidad 2.0”, en la que seis madres mostramos nuestros proyectos a otras familias y profesionales que trabajan con niños con diversidad funcional.

Lo que inicialmente era un sueño, una idea que surgió de nuestro primer encuentro 1.0 hace ya más de seis meses, se convirtió en una emocionante realidad. Somos gente pequeña, pero no estamos solas, hemos tenido la confianza y la ayuda de la Fundación Orange y del CEAPAT (Centro de Referencia Estatal de Autonomía Personal y ayudas Técnicas) que nos han apoyado desde el principio.

De esta jornada, me llevo muchas cosas, ideas, emociones, energía renovada para seguir caminando, os doy las gracias porque he recibido mucho más de lo que he aportado. De las personas que nos acompañaron he aprendido que uno debe seguir a su corazón, que es la fuerza más poderosa y que juntos sumamos y avanzamos.


Me llevo también muy buenos recuerdos y momentos con mis amigas y compañeras de viaje: Carmen, Olga, Belén, Rocío, Paula e Inma. A ellas les quiero agradecer las horas de sueño que han dedicado a sus presentaciones, la emoción y la pasión con que han participado y que han sabido transmitir a los asistentes. Pero sobretodo les quiero agradecer la confianza incondicional que han puesto en la idea.

Es cierto que somos gente pequeña haciendo cosas pequeñas, pero cada vez somos más, luchamos para conseguir informar, visibilizar y concienciar sobre la diversidad funcional, y seguimos trabajando para conseguir una inclusión escolar y social real y necesaria para nuestros hijos. Muchas gracias a tod@s por compartir una jornada tan especial con nosotras :)

17 de junio de 2015

Nurot y el poder de las palabras.


 Nos gustan los cuentos, especialmente aquellos que acaban con final feliz. Los cuentos son una forma de compartir espacio, tiempo y emociones con nuestros hijos, nos permiten vivir otras vidas, disfrutar de otras épocas y conocer a diferentes tipos de personajes.

A mis hijos les encanta leer, antes de ir a dormir, en los viajes en tren o esperando en la consulta del médico. Juntos hemos leído muchos cuentos, algunos de ellos preciosos, otros tristes, en algunos nos hemos enfadado con algún personaje, pero siempre nos han hecho sentir, y es que los cuentos también son una herramienta para ayudar a nuestros hijos a entender mejor el mundo en que viven, a reconocer emociones y a gestionarlas, trabajando la empatía con los personajes.

Hace poco descubrimos la historia de Nurot, un pequeño que no sabe hablar. Es solitario, inventor de cachivaches y se esconde de la gente. Su historia comienza cuando decide comunicarse con otra persona y necesita las palabras porque son la única forma de comunicación con los demás.


Es una historia preciosa, que guarda un paralelismo sorprendente con la situación de las personas con autismo. En un mundo en que la palabra representa un alto tanto por ciento de la comunicación, algunas personas con autismo encuentran sus posibilidades comunicativas muy mermadas. Si a este hecho añadimos la complejidad del lenguaje, los dobles sentidos, las ironías y los juegos de palabras entonces podemos englobar también a las personas con Síndrome de Asperger. Nurot es un claro ejemplo de esta problemática, que es uno de los aspectos que como padres y profesionales más nos preocupa.

Por otro lado, es un personaje que, a lo largo del cuento, vive diferentes situaciones que le hacen sentir diferentes emociones: felicidad, tristeza, enfado, etc. Es por eso que creemos que puede ser una herramienta útil y muy motivadora para trabajar el reconocimiento de emociones, la empatía y la gestión de emociones con las personas con autismo.

La verdad es que nos ha encantado el cuento, no solo por las posibilidades educativas y terapéuticas que nos ofrece tanto en casa como en la escuela, sino porque es una aplicación muy accesible, de navegación sencilla y con unas ilustraciones preciosas e interactivas. Estas características permitirán a nuestros niños trabajarlo en compañía de un adulto o bien disfrutarlo de forma individual.

Actualmente se encuentra disponible en tres idiomas y para iPad, pero en breve estará disponible para dispositivos Android, para más información podéis consultar su página web. Os recomendamos que lo probéis!


8 de junio de 2015

Guía Didáctica de CreAPPcuentos, sumando ideas!






Hace unos días se publicó la guía didáctica de CreAPPcuentos. Esta iniciativa nace de la colaboración entre los desarrolladores de la app y varios profesionales de diferentes ámbitos entre los que hemos sido invitados y a la que hemos intentado aportar ideas de uso accesibles para el aula.

Para nosotros ha sido una experiencia muy enriquecedora de la que hemos aprendido mucho ya que nos ha permitido expresar nuestras sugerencias y crear actividades accesibles para trabajar en el aula con los alumnos que presentan necesidades educativas especiales.

Hace mucho tiempo que defendemos la idea de que lo importante de la inclusión digital en las aulas no es el dispositivo o el programa o aplicación que se utilice, sino el uso que los profesionales le demos y que cubra las necesidades que se nos presentan en el aula. La tecnología siempre debería ser un medio, nunca un fin, es decir, se deben utilizar como recurso que nos acerque a conseguir objetivos educativos, nunca debemos tener como objetivo el dispositivo en si.

Es por eso que, iniciativas como esta son imprescindibles si queremos continuar adelante. Propuestas como la creación de recursos que doten de significado el uso de un dispositivo, actividades concretas y adaptables a las características de nuestros alumnos y un diseño accesible que les permita trabajar de forma lo más autónoma posible.

Hoy en día el valor de una app educativa va más allá de su diseño o su contenido, actualmente pasa por su versatilidad en el aula y su propuesta pedagógica. Se necesitan herramientas que nos permitan trabajar con todos los alumnos siendo posible adaptarlas a sus características, sus habilidades y sus necesidades para conseguir objetivos concretos. En este proceso, el papel de los profesores es muy importante ya que son quienes trabajan con la app en el aula, quienes se encuentran con las dificultades y los que a diario crean nuevas actividades aportando ideas de uso.

Queremos felicitar a Toño y Avelino, los desarrolladores de CreAPPcuentos por crear espacios en los que podemos interactuar y mejorar entre todos una herramienta para el aula. Desde aquí les queremos agradecer la invitación ya que ha sido un placer colaborar en su guía. Estamos muy contentos con el resultado, aunque solo sea un inicio, empezar a trabajar a este nivel es importante, aportando nuestra experiencia en el aula y nuestras ideas. Os incluimos la guía para que, quienes la utilizáis en el aula la podáis consultar y para que aquellos que aún no la hayáis probado os animéis a hacerlo.


20 de mayo de 2015

app: Homemade Orchestra: creando nuestras melodías!



Huckie Deck son unos desarrolladores muy creativos, de eso no hay duda y sus apps lo demuestran. Ya os hemos hablado de algunas de ellas en nuestro blog, son apps que nos resultan muy inclusivas tanto por el contenido como por el diseño y el entorno de navegación. Una vez más nos sorprenden con una nueva propuesta, Homemade Orchestra.

Se trata de una aplicación con la que podremos disfrutar de nuestras creaciones musicales con objetos cotidianos y algunas partes del cuerpo. Cuenta con dos opciones de juego, por un lado se pueden probar los diferentes “instrumentos” uno a uno y experimentar con ellos tanto como se quiera, sin limitación de tiempo y pasando de uno a otro libremente. El otro modo de juego posible es el de creación de melodías en el que, combinando los diferentes “instrumentos”, podemos ir añadiendo los que más nos gusten o mejor suenen para crear la pieza que queremos conseguir.

Al igual que sus anteriores creaciones el diseño es muy atractivo y, lo más importante, no tienen texto escrito ni locuciones orales, creando un recurso intuitivo y motivador para los niños. Cuenta con poco botones de instrucciones muy gráficos que permiten navegar de forma muy sencilla por dentro de la app.


Es un recurso que se puede utilizar tanto en el aula como en casa ya que trabaja varias habilidades interesantes y practicables en ambos ámbitos. Algunas de las habilidades en las que incide son la estimulación temprana, la motricidad fina, distribución espacial, autonomía y creatividad.

También se puede utilizar como medio de expresión emocional componiendo melodías tristes o alegres, ayudando así al niño a identificar diferentes tipos de emociones, ofreciéndole un recurso para expresar sus estados de ánimo.

A nosotros nos ha gustado mucho, aquí os dejamos un video con el que podréis ver como funciona la app y os dará ideas para su uso tanto en el aula como en casa. Por ahora la podéis encontrar en la Appstore pero en breve dispondrán de la versión Android.






14 de mayo de 2015

La vida se mide en emociones, en momentos!


...por mucho que lo intento no puedo cerrar la maleta. En solo diecinueve horas hemos vivido muchas emociones y me las quiero llevar todas metidas en el equipaje. El sábado estuvimos en Valencia, participando en la 8ª Jornada Amigos del Autismo organizada por Aspau, que en esta ocasión se centraba en Tecnología y Aprendizaje, en la que reflexionamos sobre autismo, y como la tecnología podía potenciar el aprendizaje y hacer el contenido más accesible, conociendo diferentes iniciativas de profesores y familias.

No fue una jornada más, fue el encuentro y (re)encuentro con muchas amigas con las que trabajo virtualmente casi a diario y con las que he compartido horas de desvelo y preocupaciones a través de un teclado. Mamás diversas muchas de ellas y grandes personas con un mismo objetivo: visibilizar el autismo y proponer recursos para trabajar con nuestros hijos y alumnos.

Las jornadas son, en gran parte, una excusa para estos encuentros y para sentarnos un ratito ante una mesa y mirarnos, ponernos al día de nuestros proyectos y compartir ideas e inquietudes. Son momentos muy importantes, emotivos, imprescindibles, momentos en los que la vida se mide en emociones. Y los disfrutamos con la desvirtualización de Rocío Sotillos, Inma Cardona, a las que llevábamos mucho tiempo deseando conocer más allá del teclado y con el reencuentro de buenas amigas como Carmen Saavedra, Miriam Reyes y Amélie Mrg. Como dijo Rocío, “No fue un “conocernos”, fue un “reencontrarnos”.

Escribo estas lineas para dar las gracias a todas ellas, por habernos invitado a ser parte de la jornada, por la hospitalidad y el cariño con que nos han acogido y por todas las risas, los abrazos, las palabras de apoyo y tantas y tantas emociones que nos han hecho sentir estas horas y que ahora nos empeñamos a guardar en la maleta para no dejarnos ni una, habrá que pensar en buscar una maleta más grande para el próximo reencuentro! Gracias!