26 de marzo de 2015

app: Thinkrolls 2


Hace unos meses os hablamos de Thinkrolls, una app de Avokiddo, unos desarrolladores que, desde sus inicios, apostaron por aplicaciones de calidad y que han demostrado que diseño y accesibilidad son perfectamente compatibles, sorprendiéndonos en cada nueva entrega. Sus trabajos previos, Beck & Boo, ABC Ride y Emotions, son tres aplicaciones con las que llevamos tiempo trabajando en el aula y que están diseñadas de forma que resultan un recurso muy adecuado para los alumnos con necesidades educativas especiales con los que trabajamos.

Hoy os presentamos su nueva app Thinkrolls 2. Se trata de una nueva entrega de la primera versión de estos divertidos personajes, que hemos podido probar y nos ha gustado mucho. En esta nueva entrega han mantenido el original diseño que resulta tan divertido para los niños y las características de navegación que la hacen tan accesible.

Nuestra experiencia con la primera versión de la app con alumnos de 4 a 6 años ha sido muy positiva, los alumnos nos la piden en cada sesión porque les gusta superar los retos que proponen y a nosotros nos parece un ejercicio muy interesante de experimentar con conceptos físicos de forma lúdica, al tiempo que desarrollan habilidades matemáticas como la lógica, la orientación espacial, la resolución de problemas, la anticipación y la motricidad fina. Por otro lado, los alumnos ganan confianza en su razonamiento deductivo y su habilidad para resolver problemas.


La dinámica de la app es la misma que en la versión anterior, el usuario debe atravesar una serie de laberintos en los que encontrará diferentes obstáculos que deberá salvar para llegar a su destino, pero esta vez han introducido nuevos elementos con los que se plantean nuevos retos. Se puede jugar en dos niveles de dificultad, fácil (117 niveles) para niños de 3 a 5 años, y difícil (118 niveles) para niños entre 5 y 9 años en los que el jugador podrá elegir entre 28 personajes para realizar su aventura.

Se puede trabajar en el aula a nivel individual o en pequeños grupos, haciendo que un grupo ayude al otro en caso de no encontrar solución a alguno de las pantallas de un nivel. Os la recomendamos 1000% ya que es una app muy versátil con la que podrán trabajar todos los alumnos y a la aprenderán diferentes conceptos y mejoraran sus habilidades. Estamos deseando probarla en el aula y ver como se enfrentan y resuelven los retos nuestros alumnos!


11 de marzo de 2015

iPads y Autismo en el blog "Neuronas en crecimiento"



Hoy tenemos el placer de publicar nuestra primera colaboración en el blog de Mª José Mas, “Neuronas en crecimiento”. Un blog dedicado a la divulgación sobre neurodesarrollo y neuropediatría. Su misión es divulgar la neuropediatría y la actividad de su autora como profesional de la neuropediatría.

Con Mª José hemos coincidido en varias #mesasNEE y hemos podido disfrutar de sus conocimientos sobre autismo y otros trastornos desde el punto de vista médico. De esta relación surgió la idea de realizar una colaboración más concreta sobre el tema del uso de iPads con alumnos con necesidades educativas especiales.

Desde aquí le queremos agradecer la invitación y la posibilidad que nos ha brindado de compartir nuestra experiencia en su sitio web. Ha sido un placer trabajar con Mª José. Esperamos que os guste el artículo y nos hagáis llegar vuestros comentarios!


2 de marzo de 2015

El robot y los croissants!



No hay día en que mis hijos no me sorprendan y hoy no ha sido una excepción. Hace poco me regalaron un gadget de robótica, un coche programable para que se desplace con unas órdenes determinadas. Pues bien, hoy antes de cenar les he dado la caja del coche y, sin explicarles nada sobre su funcionamiento ni de lo debían hacer con el, les he pedido que lo probaran y me dijeran que les parecía.

En seguida les ha llamado la atención, lo han desembalado y han empezado a hacer algunas pruebas. Al principio les ha costado un poco conseguir que ejecutara las ordenes, pero no se han rendido y una vez tras otra han ido buscando soluciones para que el coche se moviera. Mientras mi hijo pensaba como combinar las ordenes, mi hija personalizaba el coche con pegatinas para dejarlo bonito. Mientras ella seleccionaba ordenes sencillas él hacía un croquis mental de los movimientos que quería que hiciera el coche y lo traducía en líneas de programación. Mientras él programaba los movimientos complejos, ella calculaba dónde llegaría leyendo lo que su hermano iba escribiendo en la pantalla.

Desde la cocina, horneando croissants, los he escuchado discutir sobre los grados que debería girar y en que dirección para que fuera a otra habitación de la casa, los metros que debía recorrer hasta llegar al punto que querían y si combinar diferentes movimientos era una buena opción o no. Han estado discutiendo un rato hasta que mi hijo me ha avisado: Mama, vigila que el coche va hacia ti. Pues no se les ha ocurrido otra cosa que enviarme un mensaje escrito en un post-it pegado al coche: Mama, los croissants son para mañana o podemos picar alguno? Por supuesto que no, les he contestado con mi mejor caligrafía, son para mañana! y les he vuelto a pegar el post-it en el coche. Lo han hecho volver de nuevo a su habitación y se han escuchado las primeras quejas.

La verdad es que no hubiera pensado en que les gustaría tanto programar, más bien pensaba que se cansarían pronto de probarlo. Pero me han sorprendido, en primer lugar porque ambos se han puesto a pensar en como hacerlo, porque han trabajado juntos y porque de una forma intuitiva y totalmente autónoma han repasado conceptos matemáticos como los grados, las unidades de longitud, la distribución espacial, la previsión y la resolución de problemas (saber si podían comer croissants antes de la cena sin moverse de su habitación para venir a la cocina a preguntarlo).

Ha sido una experiencia interesante porque, de forma lúdica, han estado trabajando un buen rato, han desarrollado un mini proyecto y no han parado hasta conseguirlo. Sin planificarlo han conseguido superar los retos que el robot les presentaba, han sido constantes, han prestado toda la atención y han conseguido un buen trabajo, es decir, han aprendido y les ha encantado. Al mismo tiempo han trabajado de forma autónoma y en equipo, diseñando una acción y trabajando para conseguir llevarla a cabo. También ha habido un trabajo importante de autoestima, lo han conseguido!


Finalmente, y como no podía ser de otra forma, lo han acabado celebrando con un par de croissants de chocolate cada uno...no me he podido negar. 

28 de febrero de 2015

iPads y Autismo en el ITWorldEDU7




Ayer tuvimos el placer de participar en la jornada ITWorldEDU7 como una de las cinco experiencias seleccionadas en la categoria de “Metodologías innovadoras con el soporte de las TIC”. Para nosotros es un honor haber sido seleccionados por segundo año como experiencia innovadora. Es además una plataforma muy importante para dar a conocer nuestro proyecto y acercarlo a la comunidad educativa y una ocasión perfecta para reunirnos con muchos amigos virtuales y conocer nuevas propuestas educativas. 

Esta vez pudimos asistir a la ponencia de Richard Gerver y fue realmente impresionante. Además de sus habilidades como comunicador y su pasión por la educación, lo que más nos impresionó fue la claridad con que expuso algunas ideas respecto a como debía evolucionar la educación en los próximos años.

El título de su ponencia ya daba pistas “Change”, y poco a poco fue abordando diferentes aspectos de la educación actual y como debíamos reconvertir algunos paradigmas. En primer lugar destacó el hecho de que hoy en día se aprende tanto o más fuera de la escuela. También profundizó en la idea de la idea generalizada que se tiene de que, teniendo más y mejor tecnología mejoraremos la educación, cuando la solución está en la formación de los maestros y en crear entornos que permitan desarrollar nuevas formas de trabajar.

Otro aspecto muy importante que comentó fue la necesidad de implicar más al alumnado en sus procesos de aprendizaje y la figura del maestro como guía, no como centro del proceso. “Aprender no es saber más, es saber gestionar, compartir y superar retos” señalaba Gerver y ese es el reto. Estos temas han sido protagonistas muchas veces de intensas charlas con algunos colegas y ha sido muy interesante confirmar que no íbamos tan desencaminados, que avanzamos en la dirección correcta.

La verdad es que fue una jornada muy interesante en la que, como siempre, aprendimos mucho y pudimos compartir ideas, proyectos e inquietudes con muchos compañeros. Desde aquí queremos agradecer a la organización del ITWorldEDU7 la oportunidad que nos ha brindado y el fantástico trato que ha tenido con nosotros. Estamos deseando que llegue la octava edición de la jornada!

25 de febrero de 2015

app: Nico, explora tu baño!



Las rutinas son una parte muy importante en el día a día de cualquier niño. En el caso de los niños con Trastorno del Espectro Autista (TEA) cobra aún más importancia ya que les son muy necesarias para organizar su día y mantener un equilibrio que les ayude a gestionar sus tareas.
 
Hoy os hablamos de “Nico explora tu baño”, una app que trabaja las rutinas de higiene con los más pequeños. Consta de cuatro actividades: lavarse las manos, ir al baño, darse una ducha o lavarse los dientes. En todas las actividades hay una actividad de asociación de los elementos necesarios para realizar cada acción y otra actividad propiamente de realización de la acción, es decir, debe elegir cuales seran los objetos con los que hará la actividad, llevarla a cabo y conseguir hacerla correctamente.

 
Nos ha gustado mucho por varias razones:
 
. Las instrucciones están descritas en lenguaje escrito y reforzadas por locuciones orales de un narrador. De estre modo, los niños que no sepan leer pueden entender que deben hacer sin problemas.
 
. Hay muchos refuerzos y pistas para que el niño consiga superar la actividad. Continuamente se muestran ayudas resaltando un objeto para que el usuario lo reconozca facilmente.
 
. Las actividades están perfectamente secuenciadas y el niño deberá realizarlas por el orden correcto para conseguir su objetivo.
 
. No hay limitación de tiempo, es decir, los niños pueden realizar la actividad de forma relajada y a su ritmo, sin tener que sufrir porque se les acaba el tiempo.
 
. Todas las actividades se pueden realizar tantas veces como se quiera, sin limitación de intentos.
 
. Los mensajes de error son muy motivadores, avisan del error pero no de forma estridente, sino devolviendo el objeto a su lugar y con una locución que les anima a seguir.
 
. El diseño es muy accesible, solo dos iconos muy claros presentes en todas las pantallas y con los que el usuario puede volver al inicio de la app o bien pedir ayuda.
 

Es una herramienta muy útil tanto en casa como en la escuela. La probaremos estos días con los más pequeños del cole, alumnos de P3 y P4 para trabajar los hábitos de higiene. Por ahora la trabajaremos de forma individual o por parejas. Es una herramienta que ofrece múltiples posibilidades a la hora de utilizarla en la escuela, se puede trabajar de forma individual, en parejas o pequeños grupos o incluso en una sesión con todo el grupo clase para introducir algunos conceptos o reforzar hábitos. Os animamos a probarla y conocerla un poco más, por ahora os dejamos este vídeo y el enlace a su página web para que la conozcáis mejor.
 

24 de febrero de 2015

Trabajando la atención con alumnos con NEE.



Uno de los objetivos que nos planteamos a la hora de introducir tablets en el aula de refuerzo de mates y lengua fue potenciar y mejorar la atención de los alumnos. A menudo nos encontramos con que a algunos alumnos con NEE les cuesta concentrarse en las tareas y aprovechar el aprendizaje que esta les ofrecen, así que decidimos incluir en nuestra práctica en el aula apps que nos ayuden a incrementarla.

Trabajamos con alumnos desde P4 a 6º de Primaria, así que para trabajar la atención hemos elegido diferentes apps, algunas específicas y otras que utilizamos adaptándolas. Hoy os hablamos de algunas de ellas y os explicamos algunas de sus características.


App específica para niños con Trastorno del Espectro Autista (TEA). Trabaja la atención en un punto concreto de la pantalla enseñando a evitar los elementos distractores. Muy útil para aquellos alumnos a los que les cuesta discernir cual es el elemento principal de una imagen.






Es un divertido juego en el que el alumno debe buscar unos onjetos determinados en una pantalla repleta de diferentes objetos. Es interesante porque, de forma lúdica, centra la atención del usuario en puntos muy concretos y en una cantidad determinada de objetos iguales. Además los mismos objetos se presentan de diferentes tamaños y orientaciones, añadiendo un nivel de generalización muy útil. Cuenta con dos niveles de dificultad y muchas temáticas de objetos lo que nos permitirá encontrar aquellos grupos de elementos que más motive a cada alumno.

Se trata de una aplicación en la que el usuario debe pulsar el elemento repetido en la pantalla lo más rápido posible. Los elementos repetidos pueden tener diferente tamaño o estar girados pero siempre son reconocibles. Esta tarea permite valorar la velocidad de respuesta de los alumnos y, con su práctica, mejorarla.

MatchBlitz es una herramienta accesible que tiene además una característica muy interesante, detecta la velocidad de las respuestas y adapta el grado de dificultad del juego en función del ritmo detectado.

De este modo, los usuarios más pequeños pueden aprender a su ritmo y con un nivel adecuado a sus características. Es una app muy adecuada para trabajar en el aula de refuerzo ya que no tiene limitación de tiempo en las actividades y permite que el usuario vaya trabajando a su ritmo. Por otro lado, no hay texto escrito para explicar las instrucciones y la navegación por la app se reduce a un botón presente en todas las pantallas. Por último, podemos elegir jugar individualmente, por parejas, o por grupos de hasta cuatro usuarios.


Se trata de una colección de juegos para educación infantil y el primer ciclo de primaria que ayuda a los niños con TEA a aprender a distinguir rápidamente las múltiples características de los objetos que les rodean. Esta es una habilidad de percepción esencial para el aprendizaje y que para niños con TEA representa una dificultad añadida.

La app tiene dos aspectos importantes, el primero es que, al estar desarrollada por especialistas en educación especial, todas las actividades van dirigidas a trabajar la percepción de forma terapéutica y dirigen las acciónes al refuerzo de la misma y su mejora. El segundo aspecto es que está muy bien diseñado a nivel gráfico y propone actividades muy motivadoras, de este modo, el niño no interpreta la tarea como un trabajo terapéutico sino como un juego, lo cual nos ayuda a que no pierda la motivación, el interés y la concentración durante el juego y que el alumno mejore sus resultados. Tras un breve entrenamiento por parte de los padres o de un terapeuta, el niño puede trabajar de forma autónoma y realizar las diferentes actividades cuantas veces desee.
Se compone de tres juegos Build a train, Wheels & Roads y Out of this world. Cada uno propone una actividad diferente y cada juego cuenta con seis niveles que se pueden repetir tantas veces como se desee. Contar con tres tipos de actividad y seis niveles para cada una de ellas nos permitirá encontrar un nivel adecuado para los diferentes alumnos con los que trabajemos.

App generalista que se compone de diferentes juegos en los que se requiere la atención contínua para poder ir avanzando en las actividades. Nos gusta porque ofrece muchas opciones de actividades y, aún siendo una app creada para el público general, en el aula resulta un recurso muy adecuado para trabajar con nuestros alumnos en el aula de refuerzo o en la de Educación Especial.




Estas son solo algunas de las que podréis encontrar en la red. Son recursos en general muy accesibles y adaptables a las necesidades concretas de mejora de la atención de nuestros alumnos, es por eso que os animamos a probarlas y conocer sus posibilidades en el aula y en casa.  


18 de febrero de 2015

Aprendiendo a mirar con nuevos ojos.




El verdadero viaje de descubrimiento no consiste en buscar nuevos caminos sino en mirar con nuevos ojos” (Proust).

Me gusta mucho esta cita de Proust porque podría ser una bonita metáfora de la situación que supone enfrentarse a un proceso de duelo. Hoy, Día Internacional del Síndrome de Asperger, me gustaría hablar del proceso personal y emocional al que se enfrentan las familias cuando reciben un diagnóstico de este tipo.

Los procesos de duelo son personales e intransferibles. En el caso de las familias que reciben el diagnóstico de un hijo con diversidad funcional, no es distinto. Cada persona lo afronta y lo supera, o tal vez no, dependiendo de muchos factores personales y emocionales que les facilitarán o impedirán la aceptación del diagnóstico y de su posterior avance.

Personalmente tuve una aceptación muy rápida del diagnóstico, debido a la falta de acompañamiento e información con que recibí el diagnóstico de mi hijo, así que, en seguida me puse a estudiar, a leer, a devorar cualquier información que incluyera la palabra Asperger en su texto, y desde entonces aún no he parado. Aún así, hay muchos días en los que siento que me queda mucho por hacer, por aprender, por conseguir.

No soy la madre perfecta. Aunque me gustaría serlo, ser aquella a la que no le pueden algunas situaciones, que sabe lo que se debe hacer en cada momento, la que cuenta hasta 10 o hasta 100, o incluso a veces hasta 1000 antes de explotar en una situación determinada, que coincide plenamente con médicos, terapeutas y educadores, aquella que, como siempre digo, llega perfectamente peinada y arreglada a recoger a los niños al colegio. Pero no soy así, me confieso impulsiva, rebelde ante algunas situaciones que me niego a aceptar, beligerante con algunas posturas médicas e inconformista ante las rígidas normas sociales y académicas a las que se debe someter mi hijo.

Este fue mi proceso, pero cada madre tiene pleno derecho a vivir su proceso de duelo como decida y merece todo el respeto. En ocasiones se habla de que algunas familias toman una postura de negación de la realidad, pero en el fondo no es una actitud consciente, no es más que la incapacidad personal y emocional de gestionar el dolor que produce el diagnóstico, el miedo ante lo que intuyen que puede venir a partir de ahora y la impotencia de tener que luchar contra un enemigo desconocido.

Llevo varios años trabajando con madres que han pasado por estos procesos y me atrevería a decir que, aunque ninguna ha hecho el mismo camino, todas ellas han encontrado la forma de gestionar emocionalmente la situación, de diferentes formas, pero con una misma finalidad, conseguir que sus hijos tengan la mejor calidad de vida posible.

En mi opinión, la formación, la información y el intercambio de experiencias con otras familias son elementos que ayudan a entender y aceptar la diversidad de un hijo. Por otro lado, el acompañamiento inicial y el apoyo de profesionales especializados también aportan tranquilidad y ayudan mucho en esos momentos. Pero, como en todos los duelos, lo más importante es acompañar y guiar a las familias, el resto es un proceso personal que debemos respetar, acompañándolas para que encuentren su propio camino a la aceptación, para que aprendan a mirar con “nuevos ojos”.